1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1


 

Un paseo con sabor a campo
sábado 10 y domingo 11 de agosto

Muchas veces,  tan pronto le damos la espalda al Obelisco encontramos lugares con magia.  Afortunadamente, los porteños y bonaerenses,  no necesitamos recorrer miles de kilómetros para disfrutar de un típico paisaje campestre.  Esa fue la idea del MG Club al organizar la visita a La Invencible,  un increíble paraje a menos de 200 Km. de Buenos Aires.  Se trata de un pequeño caserío que alberga una capilla,  el restaurante de campo Don Pascual,  el infaltable almacén de ramos generales,  todos ellos frente a una vieja estación de trenes ahora abandonada que describe un pasado agropecuario próspero.  

Esta postal campestre fue visitada el sábado 10 y domingo 11 de agosto por una variada gama de antiguos MG:  TC, Morris B,  MG A,  MG B y MG F. Luego de un exquisito almuerzo en Don Pascual,  los intrépidos pilotos tuvieron la oportunidad de demostrar su habilidad al volante y la nobleza de sus máquinas inglesas.   Se realizaron primeramente una prueba de endurance y luego una demostración de habilidad conductiva,  cuyos resultados fueron los siguientes:

 

ENDURANCE

PILOTO

TIEMPO

AUTOMOVIL

Marco Di Paolo

1,63

MG A

Horacio Echave

1,75

MG TC

Carlos Puente

1,78

MG F

Eduardo Camou

2,67

MX 5

Francisco Garaguso

3,58

MG B

Osvaldo Selmo

3,72

MG F

Pablo Fernitz

5,22

MG B

Daniel Pasalacqua

7,05

Morris B

Mario L.

8,83

M Benz 60

Colombi

15,73

Ford A

 

HABILIDAD CONDUCTIVA

PILOTO

TIEMPO

AUTOMOVIL

Horacio Echave

124,84

MG TC

Pablo Fernitz

127,76

MG B

Daniel Pasalacqua

129,83

Morris

Eduardo Camou

138,95

MX 5

Francisco Garaguso

138,97

MG B

Pagliarici

139,16

Ford A

Enrique Eguía

141,34

MG B

Osvaldo Selmo

144,98

MG F


Luego de la cenar y pernoctar en Salto,  al día siguiente,  nuevamente la Invencible nos recibió con toda la calidez de su gente.  Esta vez,  no fueron los “caballos de fuerza” de los viejos motores de los MG los que nos trasladaron, sino unos guapos caballos criollos sobre cuyos lomos pudimos realizar un agradable paseo por la comarca.

Nada faltó en este paseo: buena comida,  infaltables vinos, lindo paisaje,  adrenalina en las pruebas,  y sobre todo,  un destacado ambiente de camaradería que caracteriza a este grupo humano.  ……. Por ahí escuché decir: “Salto nos dio dos grandes pilotos;  Guillermo Ortelli y Horacio Echave…..”   Gracias al esfuerzo y esmero de éste último pudimos disfrutar de este inolvidable paseo.  Gracias Horacio y a todos los que lo hicieron posible.    Ahora a preparar las máquinas para el 27 y 28 de setiembre rumbo a Pinamar. 


   

 

 

 

> volver